Oct 26, 2021 Last Updated 8:52 PM, Apr 1, 2019
Published in 2021
Read 19 times
Rate this item
(0 votes)

Nuestro Fundador Fr. Gregorio Fioravanti OFM, nos decía: "Maravillosos es el proceder de la Providencia, a la cual nadie tiene el derecho otra manera" (cf. F.1, p. 16) y ciertamente en las manos del Padre todo tiene sentido y adquiere gran relevancia.

Soy sor Inés Portugal Encinas, Franciscana Misionera del Sagrado Corazón, que desde hace más de un año he sido enviada a Lituania y como Abraham he oído que Dios (cf. Gn. 12,1-2), por el voto de obediencia, me invitaba a dejar todo lo que hasta ahora había construido, para emprender un nuevo desafío misionero.

Es así como llegué a Kretinga - Lituania, donde fui acogida muy fraternalmente por mi nueva fraternidad. Tuve que empezar de cero: aprender el idioma, establecer nuevas relaciones, entrar en contacto con personas sin duda nuevas en el aspecto socio-político, económico, etc. Lituania es un país de grandes riquezas espirituales y tradiciones antiguas que la convierten en un país muy especial y atractivo.

Al principio, me encontré con varias dificultades que, por cierto, son normales cuando se cambia de misión-país. A pesar de las dificultades y los sufrimientos, experimenté el amor de Dios en mi vida que poco a poco me introdujo hacia nuevos desafíos y grandes sorpresas que sólo él sabe preparar. En el momento menos esperado, el párroco de Kretinga Fr. Juozapas Marija Žukauskas OFM me pidió el servicio de acompañar espiritualmente a los niños con necesidades especiales y a sus padres en el centro financiado por ellos. Como fraternidad FMSC acogimos con alegría esta propuesta y también con la certeza de que Dios nos apoyaría en esta nueva misión.

El centro acoge a niños de 3 a 12 años. Propone varias terapias para desarrollar capacidades y la comunicación de los niños como, por ejemplo, la terapia de los sentidos para desarrollar el vocabulario, la motricidad y la autonomía del niño. El acompañamiento es individualizado, es decir, adaptado a las dificultades específicas de cada persona y regularmente revalorizado en función de la evolución de cada uno.

Hace un mes, asistí al campamento de niños y adolescentes con necesidades especiales. Me han asignado el cuidado de un hermoso niño de habla rusa y que también habla el lituano; poco a poco la amistad nació entre ambos, él se sentía aceptado por mí y yo sentía que él me necesitaba y que por cierto era lo más importante y valioso que el Señor me confiaba en aquel momento. Era el niño que tenía más dificultades en el grupo, estaba inquieto, siempre enojado, tenía falta de reconocimiento en los ojos, no comía ni dormía muy bien. Durante el día varios miembros del grupo se turnaban para cuidarlo.

Después de dos días enteros de estar a su lado y hacerle sentir que era importante para mí, ofrecerle seguridad y afecto, el niño comenzó a integrarse y participar con más serenidad en las diversas actividades programadas por los profesionales

Han sido dos semanas maravillosas que Dios me ha dado para ayudarme a crecer en el amor y en la fe. En esta ocasión experimenté la presencia de Dios en mi vida, sentí cómo Él me había sacado de mis seguridades sin que me diera cuenta y me guiaba hacia nuevos caminos ... no puse resistencia porque comprendí que el Señor se convertía en la fuerza para seguir trabajando con estos niños que son una verdadera bendición: "En verdad les digo que todo lo que hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, me lo hicieron a mí" (cf. Mt. 25,40).

Espero ser para estos niños un instrumento de Dios que les ayude a descubrir a Jesús en sus vidas a través de pequeños gestos de amor y servicios simples e incondicionales.


 

Last modified on Jueves, 02 Septiembre 2021 14:57

Leave a comment

Assicurati di compilare tutti i campi obbligatori (*).